Sergio Marqués de Alimerka: “El reto de la IGP es convertirse en un referente nacional de calidad y diferenciado”

1206

El 50% de la carne certificada de IGP Ternera Asturiana es comercializada en los supermercados de Alimerka. La empresa apuesta por el producto asturiano diferenciado por la raza autóctona de la que proviene, Asturiana de los Valles, garantizando su trazabilidad y calidad, siendo una carne “con poco porcentaje en grasa, tierna, de color rosado que se filetea muy bien”, explica Sergio Marqués, responsable de la gestión ganadera del apartado cárnico de la cadena asturiana. Cuentan con 170 puntos de venta, 40 de ellos fuera de Asturias, y en todos apuestan por la carne de IGP.

-¿Cómo se abastecen?
-El 75% se contrata directamente con los ganaderos que cierran el ciclo completo, con la explotación en la que el ternero nace y se ceba. Y el 25% restante es suministrado por 50 cebaderos de tipología muy variable, algunos pequeños de explotaciones familiares y otros de mayor dimensión. Dentro de esa cifra, un 5% de la producción es del cebadero propio de Alimerka.
-¿Qué mensaje envía a los ganaderos?
-Todos los ganaderos que trabajen con Alimerka pueden tener la absoluta tranquilidad de que les seguiremos garantizando la salida de sus animales. En un mercado con problemas globales como el actual es difícil asegurar una salida estable de los animales y Alimerka lo garantiza con contratos anuales, el modelo se mantiene porque es bueno para todos, vendemos 3.500.000 kilos de carne IGP Ternera Asturiana y nosotros también necesitamos esa estabilidad, es bueno para todos.
-¿Y a los cebaderos?
-Con la pandemia no sabíamos qué iba a pasar, les dijimos que durante un tiempo no podíamos asegurar la comercialización de determinados terneros y después no cumplir el compromiso. De hecho ninguno de ellos ha dejado de trabajar con nosotros, todos ellos siguen funcionando, pero ha habido unos meses en los que han metido terneros esperando que nosotros contratásemos. Lo lógico era que los necesitáramos. En ese momento había que proteger a las madres que son las que nos abastecen. Seguiremos trabajando con ellos.
-¿Qué aporta pertenecer a IGP Ternera Asturiana?
-La única forma a día de hoy de que un ganadero garantice que toda su producción se va a vender con precio y en fechas razonables independientemente del vaivén del mercado, es estar en la IGP Ternera Asturiana, porque los grandes distribuidores garantizamos la salida. La gran fortaleza de la IGP es dar estabilidad a la producción y tener el apoyo del sector de la distribución asturiana y por supuesto el volumen de consumo de Alimerka.
-¿Cómo ve el futuro?
-Por parte de Alimerka la idea es seguir la misma línea. Respecto a la carne en general y la IGP en particular, en Asturias los objetivos se han conseguido, las distribuidoras estamos todas implicadas, la marca tiene potencia, es valorada y mueve kilos. El siguiente paso sería potenciar la marca fuera de Asturias. El reto para los siguientes años es que la Ternera Asturiana coja peso como un referente nacional diferenciado.