Nuevas estrategias para el abonado de maíz forrajero

254

Por Ángel Menéndez, Ingeniero Técnico Agrícola del Departamento de Producción Vegetal Campoastur

El programa PROFER es la herramienta utilizada por el servicio agronómico de Campoastur para realizar recomendaciones de encalado y abonado en fincas destinadas a la producción de forrajes. Desde el comienzo de dicho programa se llevan analizadas más de 500 fincas. Los datos obtenidos permiten establecer unas pautas de actuación totalmente ajustadas a la realidad.

Razones que justifican el empleo de abonos específicos para maíz

El 15-15-15 era el fertilizante empleado tradicionalmente en el maíz forrajero. Aún existe un consumo relativamente alto de este producto, aunque en los últimos años se está viendo desplazado por otras fórmulas con más nitrógeno y menos fósforo y potasio. Pero, ¿existen razones para este cambio? La respuesta es SÍ, fundamentalmente por tres motivos:

  1. Las necesidades del cultivo, como se puede apreciar en la siguiente tabla, no son 1-1-1:
NECESIDADES DEL MAÍZ FORRAJERO (KG/HA)
N 210
P2O5 130
K2O 240

 

  1. Hay que tener en cuenta la importancia como fertilizante del purín:

 

UNIDADES FERTILIZANTES PURÍN 6,6% MS (KG/M3)
N 2,70
P2O5 1,20
K2O 3,00

Fuente: Centro Investigaciones Agrarias de Mabegondo

Con un aporte medio de 60 m3 de purín por hectárea, estaremos aplicando 70 kg de P2O5 y 180 kg de K2O. La eficiencia del N varía en función de las condiciones de aplicación. Considerando una eficiencia media del 60% se aportan unos 100 kg/ha de N.Por lo tanto, con el abonado mineral únicamente habría que cubrir 100 kg de N, 60 kg de P2O5 y 60 kg de K2O.

  1. Hay que conocer la riqueza del suelo. Generalmente, las fincas donde se siembra maíz reciben cantidades importantes de purín. Por ese motivo presentan niveles altos de fósforo y potasio. Esto se puede ver en el siguiente cuadro, donde se muestran los resultados obtenidos en los análisis de cuatro fincas sembradas de maíz:

 

VALORES ÓPTIMOS FINCA 1 (TINEO) FINCA 2 (VALDÉS) FINCA 3 (VILLAVICIOSA) FINCA 4 (CUDILLERO)
FÓSFORO (ppm) 25-40 65,69 88,76 69,11 122,45
POTASIO (cmol/Kg) 0,45-0,75 3,53 1,15 0,68 1,35

 

Las conclusiones son las siguientes:

  1. No se debe emplear 15-15-15 ya que casi con toda probabilidad estamos aportando demasiado fósforo y potasio a un terreno ya rico en esos minerales.
  2. Teniendo en cuenta las aplicaciones de purín, las necesidades reales del cultivo y la riqueza del terreno, necesitamos 400-600 kg/ha deYara Actyva 20-7-10, muy alejado del 15-15-15
  3. En fincas con niveles muy altos de fósforo y potasio únicamente precisamos aportar nitrógeno, cubriendo las necesidades del maíz con 250 kg/ha de Yara Amidas.
  4. Existen razones medioambientales para no utilizar 15-15-15, ya que el fósforo es un recurso limitado y debemos renunciar a su uso cuando no sea necesario.
  5. Se consigue un ahorro importante y un forraje de mayor calidadal ajustar las dosis de abonado.
  6. Todo lo dicho anteriormente debe ser confirmado con un análisis de suelo.