IGP Ternera Asturiana, el sello de calidad que garantiza la comercialización al ganadero

169

Por Rubén Fernández, presidente de IGP Ternera Asturiana

Una de las grandes apuestas del sector agroalimentario asturiano pasa por la Indicación Geográfica Protegida Ternera Asturiana. Cuando hace 18 años nació su Consejo Regulador, su objetivo era asegurar la calidad y el origen de la carne producida en Asturias, certificando y garantizando el origen de las razas de vacuno asturianas, su alimentación natural y un sistema sostenible de producción.

Tras casi dos décadas de andadura, el sello asturiano no ha parado de crecer, situándose como la cuarta denominación de origen de España, y hoy nuestra carne está considerada como una de las mejores carnes de Europa, si no la mejor. Su valor comercial para el sector primario ha pasado de los 2 millones iniciales a los 33,6 millones de euros en 2019, y su certificación roza ya los 100 millones de kilos.

Pero la producción de Ternera Asturiana va más allá de las cifras o de un aspecto fundamental como es la alimentación. Las vacas forman parte del paisaje asturiano, no podemos imaginarnos nuestros montes de otro color que no sea verde ni nuestras laderas sin vacas roxas o casinas. La actividad ganadera resulta modeladora de paisaje, generadora de economía en el medio rural, guardiana de cultura y tradición e imprescindible para que nuestros pueblos dejen de vaciarse.

La ganadería en nuestra región es sustancial a nuestra cultura. Por tanto, desde el Consejo Regulador tenemos la responsabilidad de transmitir los valores que nos hacen diferentes: sostenibilidad, trazabilidad, respeto por el bienestar animal, garantía al consumidor y una apuesta decidida por contribuir a un mundo rural más profesional e igualitario.

En un producto como la carne fresca es necesario que el consumidor confíe en el ganadero. Pero el responsableConsejo Regulador tiene otra pata imprescindible y a menudo, menos conocida y valorada, la comercialización. La labor del ganadero necesita una comercialización fuerte y profesional, que permita aprovechar todo el potencial productivo que tenemos, y que aún es muy elevado.

En los últimos siete años, las ventas de Ternera Asturiana han crecido un 20% en Asturias y un 60% fuera de Asturias, y el potencial de crecimiento es aún mucho mayor. Pero para desplegarlo es imprescindible además de afianzar el mercado local, ampliar la presencia en el mercado nacional y dar pasos firmes en los complejos mercados internacionales. En esta enorme red, el papel de la comercialización es fundamental, y son multitud los ejemplos que a diferentes niveles tenemos integrados ya en Ternera Asturiana.

Tenemos una comercialización fuerte y consolidada, a la que sólo en el primer semestre del año se han sumado 11 nuevas empresas. Junto a los canales tradicionales, como son las carnicerías, supermercados y grandes superficies, se abren nuevas alternativas, nuevas formas de consumo, nuevos proyectos y un interés creciente por los mercados de exportación que nos hacen ser muy optimistas ante el futuro. Nuestro producto es cada vez más reconocido y valorado en todo tipo de mercados, y nuestra comercialización, cada vez más numerosa y diversificada.

Las páginas de este especial son un ejemplo de la labor de esa red comercializadora. Gracias a sus testimonios en primera persona, podremos valorar el presente y las perspectivas de futuro del sector. Empresas que llevan toda la vida haciendo más grande Ternera Asturiana, supermercados, carnicerías tradicionales, nuevas incorporaciones, nuevos proyectos que arrancan con ilusión y grandes perspectivas, clientes que también apuestan por el producto en sus establecimientos, tiendas gourmet, grandes cadenas de distribución, hipermercados, hosteleros, venta on line, proyectos de exportación… Una visión global que los ganaderos debemos conocer y valorar, porque más allá de nuestro esfuerzo comienza el de muchas otras personas que apuestan, como nosotros, por poner a disposición del consumidor un producto de primera.

Cada vez más ganaderos y comercializadores se suman a la marca. Ternera Asturiana representa ya a más de 6.000 familias ganaderas, cifra que da una idea del importante entramado familiar que sostiene la economía del campo asturiano. Y cifra a la que se unen carniceros, personal de mataderos y salas de despiece, veterinarios, logística, personal de gestión de todos los puntos de la cadena, inspectores que certifican las canales y controlan la producción en cada punto… más de 10.000 personas comprometidas en la apuesta por la producción y comercialización de la Ternera Asturiana, generando economía en el medio rural y riqueza para Asturias.

La unión de producción y comercialización es algo fundamental a la hora de abordar un proyecto de región, como es la puesta en valor de la carne de vacuno asturiana. Y en eso, el Consejo Regulador tiene una gran ventaja, ya que además de contar con un número creciente de explotaciones ganaderas que se integran en la marca y un claro relevo generacional, contamos con una comercialización fuerte y diversificada, que además de ser una realidad, crece, innova y se reinventa.

En la ganadería de carne asturiana hay un enorme futuro sobretodo porque tenemos un producto de excelente calidad bajo cualquier parámetro que se mire y grandes profesionales a lo largo de toda la cadena. Y el consumidor debe saber que comprando Ternera Asturiana está contribuyendo decisivamente al sostenimiento de campo asturiano y al desarrollo económico de la región.

Ternera Asturiana, control y promoción socialmente responsable Consejo

Ternera Asturiana agrupa miles de ganaderos que, en su día a día, se dedican a cuidar reses autóctonas, criándolas siguiendo un manejo tradicional y de una forma respetuosa con el medioambiente. Pero el sello de calidad ha decidido realizar una apuesta firme por la responsabilidad social empresarial, no sólo garantizando el bienestar de los animales y la garantía al consumidor, sino apoyando al medio rural, y en especial a las mujeres y a los jóvenes que deciden dedicarse a este tipo de ganadería en el Principado. Por ello, en su comunicación siempre está presente una idea clara: la importancia de las personas que con su esfuerzo diario sacan adelante el proyecto de Ternera Asturiana, al que cada vez se unen más jóvenes, y que sin duda son imprescindibles para el futuro de la marca y del sector agroalimentario de Asturias.

La entidad, además de las tareas de control del producto, realiza una imprescindible labor de información, formación y promoción. Sólo en la pasada anualidad, Ternera Asturiana participó en las principales ferias, como Fitur, Fusión, Gourmets, MeatAttraction, Gastrónoma o Intur. Colaboró y organizó jornadas gastronómicas, concursos y campeonatos, como el Mejor cachopo elaborado con Ternera Asturiana. Por sus charlas y talleres pasaron más de 2.000 personas, principalmente niños, aprendiendo la importancia del medio rural y de la alimentación saludable y sostenible. Se realizaron presentaciones a profesionales en España y Europa, dentro de su plan estratégico de comercialización e internacionalización. Más de 100 degustaciones en puntos de venta de grandes superficies y tiendas especializadas, e infinidad de eventos culturales y deportivos, dieron lugar a más de 35.000 catas directas al consumidor. Y se alcanzaron a más de 5.300.000 personas gracias a sus redes sociales, en las que son una constante los posts dedicados al manejo tradicional y la cultura ganadera de Asturias.

Ternera Asturiana en cifras

Certificación 6.826.583 kilos en 2019
Valor comercial 32.500.000€ en 2019
(33.607.000€ con Vacuno Mayor)
Ganaderos 6.069
Mataderos 9
Comercializadores 67
Puntos de venta en exclusiva 268
Inspecciones más de 2.000 anuales
Tomas de muestras más de 24.000 anuales
Venta fuera de Asturias 2.050.000 kilos (30%)