Eloy Rozada de Bioastur: “IGP Ternera Asturiana nos abre las puertas a la hora de comercializar”

781

La cooperativa Bioastur se conforma en la actualidad por 11 ganaderos de la zona oriental de Asturias que apuestan por la comercialización de su carne (350 terneros anuales) de razas autóctonas, Asturiana de los Valles y en un 70% de Asturiana de la Montaña con el sello IGP Ternera Asturiana de producción ecológica. Actualmente cuentan con ganaderos proveedores para cubrir sus necesidades.
-¿Qué les aporta la marca IGP Ternera Asturiana de producción ecológica?
-A nuestra cooperativa Bioastur le abre las puertas a la hora de comercializar. Es una marca diferenciadora que da imagen en el ámbito regional y nacional. Tenemos muchos clientes que se interesan por la producción ecológica, pero que además el sello de IGP Ternera Asturiana les aporta garantías.
-Ustedes hace tiempo que ofrecen venta on line.
-Sí, hace ya ocho años que apostamos por la venta on line, pero este año contamos con una tienda on line más especializada. Hasta el año pasado la compra mínima de carne tenía que ser de 12 kilos, pero nos hemos adaptado a la demanda del mercado y ahora introducimos packs de 4 kilos de carne, vendemos prácticamente al detalle. Observamos que quizá se consuma un poco menos de carne, pero el cliente ahora valora más la calidad de la misma.
-Además ¿abastecen a colegios?
-Sí, desde el minuto uno de la creación de Bioastur. Tenemos siete colegios, a algunos les abastecemos a través de cáterings concertados y los que cuentan con cocina propia, de forma directa. Evidentemente hacemos precios especiales a los colegios, ya que pensamos que el futuro son los niños, queremos que estén bien alimentados, de forma sana y conozcan la carne ecológica.
-¿Cómo ve el futuro?
-Antes del futuro está el presente. Los futuros ganaderos tienen que ver que hay un sistema de producción que es rentable, que se pueden dedicar a ello y es rentable. La ganadería tiene que ser profesional. Hay que seguir luchando por el mantenimiento de razas autóctonas, limpieza de fincas… y conseguir que a final de año quede algo y se pueda invertir en innovación y tecnología. Hay futuro, pero apuesto por el presente.