David Villar: “Pronto habrá un nuevo reglamento de daños con el baremo actualizado»

429

David Villar valora de forma positiva lo que va de legislatura. Llegó con ilusión y en la reestructuración de la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial su dirección general asumió la parte de Planificación Rural del Programa de Desarrollo Rural (PDR). “Es un desafío constante, gestionamos cuestiones de mucho peso y la pandemia nos trastocó totalmente. Fue un año muy intenso”, manifiesta.

-¿Cómo se está desarrollando la negociación de la PAC?

La Consejería participa en las conferencias sectoriales y hay grupos de trabajo para la negociación estratégica donde se están diseñando todas las medidas. Fue un acierto establecer un diálogo entre las cuatro comunidades de la Cornisa Cantábrica porque tenemos modelos similares de explotación agraria, sostenible y familiar, así tenemos más peso. Nuestro modelo encaja en la nueva PAC que tiene en cuenta la biodiversidad y seguro que va a salir reforzado, se trata de una PAC más verde y la sensación es muy positiva. Los ecoesquemas están dentro de las directrices del pacto verde europeo y nuestro modelo de pastoreo extensivo entra perfectamente. Para el sector de producción láctea, estamos analizando fórmulas de encaje, pero al ser la Cornisa los mayores productores tenemos un peso específico y se nos escuchará.

-¿Y el problema de los purines?

-Hicimos una alegación conjunta con el sector muy técnica. Aquí llueve mucho, hay mucha pendiente y poco suelo, con estas tres cosas nuestro margen debería ser diferente, aunque tenemos el problema de los ríos y arroyos, con lo que debemos buscar un esquema que podamos asumir. Espero que lleguemos a un modelo sostenible y estoy seguro de que llegaremos a un acuerdo satisfactorio.

-¿Cómo está viviendo la problemática con la protección del lobo?

-Lo explicaron el presidente y el consejero, nuestra posición es clara y defendemos el modelo que tenemos hasta ahora aunque es mejorable. Tenemos el modelo más avanzado de España, hacemos censos anuales y tenemos una veintena de personas expertas. Cuando surgió esta propuesta y pusimos encima de la mesa lo que estábamos haciendo en Asturias, el propio Ministerio nos dio la razón, tenemos un modelo único, y es sostenible, la población del lobo desde 2002 hasta ahora ha mejorado sensiblemente. Sin embargo, los daños siguen existiendo y tenemos un análisis de la Universidad que nos alerta de que seguirán en el futuro. Estamos planteando una reforma del PDR para que en los planes de mejora los ganaderos puedan optar a inversiones de protección (cercados, vallados, cercado eléctrico para el jabalí, para las colmenas…) que ya se planteó a la Comisión Europea y tenemos su aprobación inicial, con lo que esperamos conseguirlo este año. Pretendemos que un agricultor o ganadero profesional pueda solicitar un plan de mejora (inversiones no productivas) y se le cubra el gasto en un 100%. Y por otra parte, en el verano espero tener listo el nuevo reglamento de daños con el baremo actualizado.

-En los pagos de los daños además del baremo desactualizado, los pagos van con retraso. ¿Qué medidas están tomando al respecto?

-Lo digo claramente, pagamos tarde y mal. El procedimiento de pago va como una indemnización por una pérdida de valor y el procedimiento administrativo para acreditarlo es largo pero muy garantista, teniendo en cuenta que se generan 6.000 expedientes al año y cuando llegamos estaban atascados y con una sola persona en tramitación, además con la pandemia estuvimos 4 meses sin procedimiento administrativo, que también retrasó. Ahora hemos triplicado recursos de personal y este año se empezará a notar. El próximo mes saldrá una remesa de 400 expedientes de pago.

-Usted estuvo en la votación sobre la inclusión del lobo en el LESPRE. ¿Cómo fue?

-El día 4 de febrero en una Comisión Estatal de Patrimonio Natural este punto venía en el orden del día y las cuatro comunidades de la Cornisa habíamos preparado nuestros informes técnicos. Lo que no sabíamos es que se iba a plantear una votación, es la primera vez ocurre. Cuando tuvimos el turno de palabra, se puso encima de la mesa la gestión de más de 20 años en los que la población de lobo ha mejorado y el conflicto con la ganadería extensiva no ha aumentado por la gestión. Ha día de hoy, Asturias tiene más lobos que muchos países nórdicos, con lo que el Plan ha demostrado su validez, así que pedimos no reducir las decisiones a una votación. En ese foro, participan regiones que no han tenido ni tendrán lobos, con lo que pedimos coherencia y lealtad, pero no fue así y finalmente ganó la opción de incluir al lobo en el LESPRE. La sesión fue muy compleja, con repetición de votación y hubo defectos de forma y fondo, con lo que estamos haciendo acopio de información administrativa y jurídica para recurrirla. Las decisiones sobre las especies, mucho más en el caso de las que tienen efectos directos sobre la socioeconomía, tienen que tomarse en base a razones y datos como los que hemos acumulado en 20 años. El 3 de marzo firmamos un manifiesto las comunidades de la Cornisa y más que se nos han sumado, ya somos una decena, llamando al consenso y la responsabilidad ante la decisión. Estamos recopilando información para desarmar esa votación si finalmente se decide publicar una orden ministerial.

-¿De qué plazos hablamos?

-Hemos solicitado una conferencia sectorial extraordinaria, pero la orden podría publicarse sin pasar por este órgano. Estamos componiendo junto con el resto de Comunidades un expediente completo, técnico, administrativo y jurídico, haciendo alegaciones además en todos los procesos que se permiten. El problema es que nuestro plan de gestión decae en el mismo momento que se publique la orden, porque en el preámbulo de nuestro decreto, el lobo en Asturias está en una situación diferente al resto de España, situación intermedia entre protegido y cinegético. Si se publica esa orden, con lodispuesto en el artículo 61 de la ley 42/2007, nuestro plan deja de tener efecto. Tras la publicación de la orden ministerial habría un periodo de recurso y de adaptación o podría  prorrogarse del plan, estos procesos son muy largos y desconocemos el calendario que maneja el Ministerio.

-¿Cómo se está gestionando la reforma del Plan de Ordenación de Recursos Naturales de Asturias (PORNA)?

Estamos revisando cada uno de los instrumentos que marcan las figuras de protección del PORNA. En los Parques Naturales se están reformando los Instrumentos de Gestión Integrada (IGIS), también el Plan rector de uso y gestión del Parque de Picos, para el que es necesario el diálogo al incluir el organismo siete concejos de tres comunidades autónomas. Y también estamos con la reforma de cada uno de los instrumentos de gestión de otros espacios: monumentos naturales, reservas o zonas de especial conservación. Pretendemos que la sociedad perciba y más sus habitantes, que los espacios naturales no son tanto una carga administrativa como una oportunidad y un patrimonio de todos.

-Háblenos de los cambios en la Red Natural de Asturias.

-La Red Natural cuenta en la actualidad con un sistema de gestión homogéneo e integral de 22 centros que pretendemos que se consolide de aquí al futuro con novedades como puede ser la incorporación de informadores y controladores de tráfico en puntos de conflicto para regulaciones de tráfico como Pandébano o Poncebos (Cabrales). Con la pandemia los espacios naturales volverán a ser puntos de interés y por eso hemos realizado una labor de planificación para prever puntos donde hubo conflicto sobre todo con los residentes El año pasado se sacó un decálogo porque se daban situaciones como que los visitantes aparcaban donde podían y cerraban las vías de acceso a los caminos, a los prados, tuvimos mucha auto caravana, etc. Se puso en marcha un plan de aparcamientos disuasorios en diversos lugares, con identificación puntos de aparcamiento. Los residentes necesitan el máximo respeto todo el año. Esta red tiene cofinanciación de  Fondos Europeos, y se ha pasado de 400.000 euros a 2 millones de euros de inversión. En Valdemurio (Quirós) se ha puesto un pequeño punto de información y hemos empezado con el mantenimiento de sendas.

-¿En qué momento está el nuevo catálogo de especies protegidas?

-La posible inclusión del lobo en el listado de especies silvestres en régimen de protección especial (LESPRE) nos alteró totalmente la planificación. Teníamos previsto sacar el nuevo catálogo de las especies protegidas, pero estamos utilizando todos los recursos para defender la posición del Plan de Gestión del Lobo y lo hemos pospuesto. En el apartado de especies protegidas hemos seguido trabajando en grupos nacionales como con el Urogallo y el año pasado hemos realizado un nuevo censo genético del oso pardo, actualizando también los protocolos para ahuyentar a los que se acercan a los pueblos, primero ahuyentándolos con nuestra guardería y si es necesario utilizando petardos e incluso pelotas de goma en casos reincidentes. También se ha realizado un protocolo para la recogida de osos huérfanos como ocurrió con Saba o Éndriga.

-¿Cómo se compensa a los residentes en espacios naturales?

-Trabajamos en dos líneas. Por un lado a través de unas líneas específicas de los Fondos de Desarrollo Rural con subvenciones que saldrán el segundo semestre de este año. Por otra parte, el año pasado hicimos un cambio en el PDR y aumentamos la ayuda de Red Natura, llegamos al tope máximo por hectárea en varias figuras. Hay otra línea interesante que metimos dentro del PDR, poder co-financiar las carreteras o los accesos a pueblos, hasta ahora nunca se había hecho. Tenemos ya una cartera de proyectos de la Viceconsejería de Infraestructuras y es la primera vez que optan a financiación europea las carreteras de los pueblos, es una Cohesión Territorial real, tangible.

-¿Cómo se va controlado la Avispa asiática?

-El presupuesto destinado a ello se ha triplicado ya en dos ocasiones, pero no es sólo cuestión de presupuesto. Hay que destacar que tanto Ayuntamientos como voluntariado se ha involucrado en la gestión y distribución de trampas y atrayentes. Toda la vida la gente de los pueblos ha colaborado, diciéndoles cómo y con la coordinación municipal, llegamos más lejos. En Asturias contamos con 7.000 voluntarios y sólo el año pasado se contabilizaron 125.000 reinas y se retiraron más de 6.000 nidos.

-¿Cuáles son sus objetivos?

-Tenemos tres objetivos fundamentales. El más importante seguir con la evolución y mejora del PDR y cumplir el compromiso de gasto. Tenemos el mayor presupuesto que ha habido nunca de la PAC y el objetivo el aumento del gasto un 15% anual y tenemos que aspirar al 100%. En lo que respecta a los espacios naturales queremos consolidad la Red Natural de Asturias. Y con las especies, poner orden, basar la gestión en los datos, y me refiero a todas las especies, las protegidas, las cinegéticas, las piscícolas y por supuesto, las gestionadas como el lobo.