Nanta refuerza su liderazgo en calidad y seguridad alimentaria con la FSSC 22000

408

Nanta, empresa de nutrición animal, ha obtenido recientemente la certificación de AENOR FSSC 22000 en ocho de sus fábricas en España y Portugal.  Se trata de la máxima certificación de gestión de la seguridad alimentaria dentro de la categoría Production of Feed. Concedida por AENOR y de carácter voluntario, es la primera vez que se otorga a una empresa de alimentación animal.

Una garantía adicional para los productos de la compañía y una mejora en los procesos que implica mayor exigencia en el control de la seguridad alimentaria. “En este sentido -explica Jesús Lisazo, director de Nutrición, Calidad y Formulación de Nanta-, se suman requerimientos más concretos y precisos, por lo que la certificación FSSC 22000 constituye una oportunidad para mejorar nuestro sistema y generar confianza”.

La FSSC 22000 es una certificación voluntaria que supone una ampliación importante del sistema de gestión de la seguridad alimentaria ISO 22000, un paso más en el compromiso de Nanta con la mejora continua, que refuerza la confianza de todos sus stakeholder, contribuyendo a la satisfacción de sus clientes que esperan mucho de la calidad y de los resultados de los piensos de Nanta.

“Es importante además señalar -contínua Lizaso-, que con la obtención de la FSSC 22000 reforzamos el liderazgo de certificaciones de seguridad alimentaria en el sector de piensos compuestos, con una certificación más completa y exigente. Una certificación que va a ayudar a nuestros clientes a avanzar con sus productos en la cadena de alimentación, ya que está perfectamente alineada con lo que los consumidores finales esperan de los productos alimentarios”.

Un esfuerzo con recompensa

Contar con esta nueva certificación es un claro valor añadido para la compañía, que ha tenido que adaptar sus actividades, procedimientos y tareas para dar cumplimiento a los requisitos contenidos en la nueva versión 2018 de la norma ISO-22000 (la anterior era del 2005), todos los requerimientos de la norma ISO/TS 22002_6:2016, que es una especificación técnica específica para prerrequisitos en el sector de la alimentación animal, y otros requerimientos adicionales de la FSSC.

Como ejemplo de estos nuevos procedimientos y tareas cabe citar nuevas actividades de análisis sistemático, como la de riesgos organizacionales, contexto de la organización y necesidades de partes interesadas, mejorar los procedimientos para encontrar la “causa raíz” de los problemas, y la eficiencia de las acciones correctivas. Como requisitos adicionales, hasta ahora no contemplados, se han abordado la “Mitigación del fraude alimentario” y el “Food defense”, orientados a la prevención de acciones malintencionadas que pudieran comprometer la inocuidad de los alimentos, así como un requisito de “Formulación de productos”, que tiene en cuenta el control de sustancias, nutrientes o ingredientes, que pudieran tener efectos adversos en los animales o afectar a la seguridad alimentaria. Para ello es necesario realizar lo que se denomina “análisis de vulnerabilidad” e implementar las medidas preventivas oportunas.

Además, se ha involucrado a todos los departamentos y empleados, dedicando recursos a su formación, para garantizar el manejo y aplicación de los nuevos protocolos, tareas y procedimientos establecidos, y así cumplir con los nuevos estándares de calidad.

25º Aniversario de la obtención de la primera certificación de Calidad de Nanta

La obtención de la FSSC 22000 coincide con el 25 aniversario de la obtención de la primera certificación de Calidad de Nanta, con la que la empresa también fue pionera en el sector de la alimentación animal. Así es, en 1995 Nanta fue el primer fabricante español de piensos compuestos para ganadería en conseguir la certificación de calidad ISO 9001 por parte de AENOR.  Se trataba entonces de uno de los esquemas de calidad más reconocidos internacionalmente, que acreditaba que Nanta había implantado un sistema de gestión que apuesta por la eficacia, la calidad y la mejora continua como camino para alcanzar la excelencia en el servicio al cliente.

“El Certificado ISO 9001 de AENOR suponía una mejoría importantísima en la gestión, tanto a nivel de producción, como empresarial. Nos llevó a crear procedimientos estándares y a hacer que todos trabajáramos con el mismo tipo de información, y en la misma dirección”, explica Pedro Cordero, Director General de Nanta.

Durante estos más de 25 años, Nanta ha continuado trabajando en su compromiso por el cuidado de todos los procesos para un sistema de calidad excelente.  La compañía implantó la primera red NIR en España, en Europa y prácticamente a nivel mundial. Quince años después es una práctica habitual en el sector de piensos compuestos.

Pioneros también en la obtención de certificaciones ISO y en la forma de trabajar en calidad, la compañía es pionera también en la obtención, en 2008, del Certificado AENOR ISO-22000 de Gestión de la Seguridad Alimentaria, lo que evidencia ante toda la cadena alimentaria que, entre otras actividades, la compañía planifica, implementa, opera, mantiene y actualiza un sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos destinado a proporcionar productos que sean seguros para los animales y, por ende, para el consumidor final.

“Ahora, La FSCC 22000 viene por tanto a consolidar -finaliza el director de Nutrición, Calidad y Formulación de Nanta- la apuesta firme de la compañía por la calidad certificada en todas y cada una de las diferentes etapas del proceso de producción, así como en la logística del almacenamiento y la entrega del producto, con la necesaria colaboración y coordinación de todos los que trabajamos en la compañía en la incesante búsqueda diaria de la mejora continua. En Nanta nos gusta decir que hablamos de calidad y que lo demostramos día a día”.

Acerca de Nanta

Nanta, compañía líder en la fabricación y comercialización de piensos compuestos en la Península Ibérica. Comenzó su actividad en 1968 y desde entonces el alto grado de compromiso con sus clientes y el mundo de la producción ganadera en general, la tecnología empleada y sus programas de I+D+i y calidad han supuesto un auténtico motor de avance para este sector industrial. Una clara vocación y apuesta por la innovación que la compañía mantiene y mantendrá en el futuro.

Englobada dentro de la multinacional Nutreco, Nanta cuenta con 22 centros de producción dotados de tecnología punta y todas ellas certificadas en la norma ISO 14001 de medio ambiente y OHSAS18000 de prevención de riesgos laborales. Caben destacar, sobre todo, la certificación ISO22000 de Gestión de la Seguridad Alimentaria y la FSSC 22000, garantías de la seguridad y la calidad de los productos de la compañía. En su portafolio de más de 200 productos se encuentran alimentos para porcino blanco e ibérico, para cunicultura y avicultura, para vacuno de carne y de leche, ovino y caprino, y para la alimentación de perros, gatos y caballos.

El compromiso de Nanta es asumir los objetivos de sus clientes en primera persona, afrontando con responsabilidad el reto de ayudar a los ganaderos a alimentar al mundo de forma sostenible, según las bases de su proyecto www.nutricionsostenible.com. Y lo lleva a cabo ayudándoles a incrementar sus producciones con una eficacia y eficiencia que se traducen en rentabilidad para sus explotaciones; optimizando los recursos desde la sostenibilidad, apoyándose siempre en la investigación y la innovación para garantizar la máxima salud animal, calidad y seguridad alimentaria.