“Los agricultores y ganaderos dispondrán de más 100 millones de euros en ayudas”

658

Nuestro programa ‘Mirando al Futuro’ en su edición de diciembre repasó la situación del campo asturiano a lo largo del presente año. Para la ocasión, Alejandro Calvo, consejero de Desarrollo Rural e Infraestructuras del Principado, respondió a las preguntas que Noelia Martínez Varela le formuló en el Castillo de Valdés Salas, en el concejo de Salas.

-¿Qué perspectivas se vislumbran para 2021, dadas las circunstancias?

-Ha sido un año donde todo ha cambiado. También nosotros porque la Administración no es ajena a la pandemia. Hemos reorganizado nuestra consejería para trasladar al conjunto de Asturias las políticas de Infraestructuras y Desarrollo Rural de una manera integral junto a las de Medio Rural. Estamos en una situación nueva y difícil en general, con muchos cambios pero que creo que puede ofrecer oportunidades para nuestro sector. Creo que nuestro presidente fue muy claro en nuestros objetivos. Nuestras infraestructuras, con carácter general, prácticamente estaban completas. Las demandas tienen más que ver con el mantenimiento y conservación y, sobre todo, con las necesidades de nuestras alas, que se habían quedado atrás muchas veces. Las necesidades condicionan los tiempos y la seguridad en el acceso a los servicios. Nosotros tenemos un papel fundamental, que es buscar un modelo de desarrollo territorial más equilibrado. Para gestionar el territorio necesitamos a la agricultura y a la ganadería. El sector primario es el que vertebra nuestro territorio. A la población, que alrededor de ese sector crea tejido, servicios y turismo rural, hay que darle unas infraestructuras y unos servicios públicos que lo acompañen.

-Presupuesto histórico para la consejería en 2021. ¿Qué supondrá para el sector primario?

-Creo que hay muchos partidos que han entendido que este presupuesto era excepcional. Tenemos más de 30 millones de euros adicionales para la ganadería y la agricultura respecto al año pasado. Vamos a disponer de 14 millones más de ayudas compensatorias que irán directamente a los ganaderos. Cuantos más seamos apoyando ese presupuesto, mejor para los asturianos. En números redondos, nuestros agricultores y ganaderos van a disponer de unos 100 millones de euros. Tenemos 64 millones para las ayudas a la pérdida de renta, es decir, los pagos directos de la PAC, que se mantienen. En cuanto a ayudas compensatorias por limitaciones ambientales, prácticamente doblamos. Pasamos de 17 millones a más de 30. Hay un cambio sustancial. Eso hará que la ayuda indemnizatoria a los ganaderos en alta montaña o de razas autóctonas se doble. También ayudamos en cuanto a modernización e incorporación de los jóvenes. Disponemos de los mayores recursos de la historia. Un joven que se quiera incorporar a la actividad agraria puede beneficiarse con hasta 70.000 euros de ayuda, algo que nunca ha pasado.

-Las infraestructuras en las zonas rurales es algo que preocupa mucho a los asturianos.

-A mí me gusta decir que en este presupuesto no hay grandes proyectos de inversión, pero sí cientos de obras en todos los municipios de Asturias. Creo que eso ejemplifica muy bien el esfuerzo que se hace. En primer lugar, disponer de recursos para un adecuado mantenimiento de las vías y, en segundo lugar, atender las necesidades que a lo largo del año vemos que los vecinos piden y necesitan.

-Parte de esas actuaciones en infraestructuras vienen de tiempo atrás.

-Tenemos muchas pequeñas demandas y también déficits históricos a resolver, como el del valle del Navia. En este caso, yo he sido muy realista y estamos planteando un escenario pensando en que las medidas y actuaciones lleguen cuanto antes a los vecinos y lo vean como una mejora. Otro déficit es la carretera que da acceso a la zona oriental hasta Arriondas, que tiene demandas de desdoble y donde hay intensidades de tráfico altas.

-También se incrementa el presupuesto del SERIDA.

-Si Asturias quiere que sus recursos sean un activo, tenemos que apostar por la investigación, el desarrollo y la innovación, sobre todo, en el sector primario, porque no es deslocalizable. Es un centro fundamental para nuestra producción de carne y de leche. Ese trabajo se ha recuperado y tenemos que potenciar la cercanía del SERIDA a nuestros agricultores y ganaderos para crear más valor añadido.

-¿Habrá más inversión para la protección de la biodiversidad?

-No solo en la protección. La marca ‘Asturias, Paraíso natural’, con la que todos nos sentimos cómodos siempre ha tenido una cara B para algunos habitantes del medio rural, que es la sensación de ver más limitaciones que ventajas en los espacios naturales protegidos. En esa disyuntiva, tenemos que gestionar y no es fácil, pero nuestra idea es clara. Tenemos un patrimonio que preservar, que es patrimonio de la gente que vive en el territorio. Ese valor tiene que dar riqueza a la gente que habita esos espacios. Apostamos tanto por la protección como por el fomento de la actividad económica en ellos.

-Hay preocupación en torno a la nueva PAC. ¿Cuáles son las principales novedades?

-Asturias tiene un modelo de explotación familiar y agraria que encaja perfectamente con la estrategia de biodiversidad y el proyecto de la granja a la mesa en el que se incide. Nuestra forma de producir tiene que tener un espacio diferenciado respecto a la planificación nacional de la PAC.

-El lobo afecta de forma notable a los ganaderos y pastores asturianos.

-Es un tema que se ha politizado demasiado. Nosotros estamos en la parte de dar soluciones. La primera que planteamos es poder seguir gestionándolo. Por eso, las comunidades afectadas por el lobo estamos unidas en mantener una posición firme: la especie no está amenazada en nuestros territorios. Otras comunidades tienen la actividad cinegética permitida y nosotros creemos que también debe poder hacerse. Hay que buscar un equilibrio que permita que, en zonas donde la ganadería extensiva juegue un papel importante, la presencia del lobo tenga que ser menor. Por otra parte, a los ganaderos que sufren los daños hay que pagarles bien y trabajar en prevención.

-‘Alimentos del Paraíso’ será el buque insignia de la agroalimentación en Asturias. ¿Cómo se va a gestionar?

-Estamos trabajando en la centralización y aspiramos a que tener más recursos todavía. Una parte importante del presupuesto de este año iba para la celebración de los World Cheese Awards, que se tuvo que cancelar, pero liberaremos más fondos para la promoción de alimentos asturianos. Nuestra idea es poder recuperar esos fondos para las DOP y las IGP. En esta marca cabemos todos, tanto marcas comerciales como elaboradores artesanales. El 20% de nuestro PIB es sector agroalimentario y tenemos que darle el prestigio que se merece.

-¿Algún mensaje para cerrar el año?

-Los asturianos tenemos que mirar con orgullo a nuestro medio rural. Tenemos alimentos sanos y de calidad, animo a la gente que trabaja en esos sectores a que se sientan orgullosos de lo que hacen. Nosotros nos esforzaremos por que el conjunto de la sociedad así lo entienda y por estorbar lo menos posible.