El Principado levantará en 2021 la prohibición de cultivar patata salvo en San Tirso de Abres y Vegadeo

472

El Gobierno de Asturias levantará en 2021 la prohibición de sembrar patata por la polilla guatemalteca en todo el territorio asturiano, excepto en San Tirso de Abres y Vegadeo. Estos dos concejos, limítrofes con Galicia, actuarán como barrera fitosanitaria frente al foco del municipio gallego de Trabada. Se trata de una medida preventiva para evitar que queden sin efecto los esfuerzos realizados por ambas comunidades para erradicar esta plaga en los últimos cuatro años.

Por otra parte, Castropol, Cudillero, Navia, Pravia, Taramundi y Valdés, donde se ha mantenido hasta ahora la prohibición de cultivar patata, pasarán a ser considerados zonas tampón; es decir, se podrá sembrar, pero los agricultores deberán notificar sus plantaciones para facilitar el seguimiento fitosanitario.

La directora general de Desarrollo Rural y Agroalimentación Begoña López, ha participado hoy en una reunión telemática con el director general de Sanidad de Producción Agraria, Valentín Almansa, y con el director general de Ganadería, Agricultura e Industrias Agroalimentarias de la Xunta de Galicia, José Balseiros, con el fin de acordar las medidas para la erradicación de la polilla guatemalteca de la patata (Tecia solanivora). López ha explicado que, tras analizar los datos recogidos a través de la red de trampeo en cultivos y almacenes, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha dado el visto bueno a la propuesta del Gobierno de Asturias, consensuada con Galicia.

El Principado mantendrá la red de trampeo ya establecida para seguir monitorizando la posible presencia de polilla, tanto en zonas donde está prohibido el cultivo de patata como en las que está erradicada la plaga. Las medidas acordadas hoy entrarán en vigor a partir de su publicación en el Boletín Oficial del Principado (Bopa), el próximo mes de enero.

En 2016 se detectó la presencia de polilla guatemalteca en Asturias y Galicia y se inició la lucha para erradicarla. Las medidas consistieron en la prohibición de plantar patatas en concejos donde la red de trampeo localizó focos, que pasaron a ser declarados zonas infestadas, y en establecer los municipios limítrofes como zonas tampón. Para que un área deje de estar considerada como infestada es necesario que no se produzcan capturas en los dos últimos años.