Los gobiernos de Asturias, Galicia, Cantabria y Castilla y León han constituido hoy un grupo técnico de trabajo sobre la gestión del lobo ibérico en el noroeste de la península que nace con el objetivo de servir de punto de encuentro entre territorios con presencia continuada de la especie en las últimas décadas. El foro permitirá compartir el conocimiento acumulado y las experiencias de más de 20 años de gestión de la especie, coordinar acciones de estima poblacional de manera efectiva y emitir criterios científico-técnicos.

El director general del Medio Natural y Planificación Rural, David Villar, ha participado en la reunión celebrada en León con sus homólogos de Galicia, Cantabria y Castilla y León, en la que ya se han puesto en común los trabajos realizados anualmente en el Parque Nacional de los Picos de Europa desde hace 20 años; los cálculos poblacionales anuales desarrolladas en Asturias, que incluyen radio-seguimiento con GPS para mejora de conocimiento del comportamiento de la especie, y las campañas de estimas y censos desarrollados en Galicia y Castilla León.

Al albergar las cuatro comunidades autónomas más del 95% de la población de lobo ibérico, son miles los datos recogidos de muestras, estudios veterinarios y análisis de restos, en colaboración con instituciones universitarias o investigadoras que han generado artículos científicos de importante calado.

El estudio conjunto de toda esta información es fundamental para conocer el estado de conservación de una especie, como ocurre con los trabajos relacionados con el oso pardo cantábrico, realizados con los recursos propios de estas mismas comunidades en el marco de otros planes o programas, que cuentan con una gran solidez en sus resultados.

Por ello, en la sesión de esta mañana se ha acordado elaborar, en primer lugar, un censo coordinado de lobo ibérico en estos territorios para conocer el verdadero estado de conservación de la especie, siguiendo la actuación avalada por la Comisión Europea, a través de la Directiva Hábitats, que insta a los Estados miembros a ese primer paso ante de cualquier otra medida.

El grupo de trabajo también ha mostrado su desacuerdo con la dinámica de la elaboración de la nueva Estrategia para la conservación del lobo en España, por lo que, por el momento, no participarán en las reuniones técnicas del ministerio. En este sentido, le trasladarán directamente la posición conjunta que derive de las actuaciones del grupo de trabajo constituido hoy.

Asturias sigue trabajando intensamente en el ámbito de sus competencias, en cumplimiento de todas las líneas recogidas en el Plan de gestión del lobo, excepto en los controles poblacionales que han sido suspendidos temporalmente hasta que se disponga de seguridad jurídica.