La cocina tradicional no atiende a modas. Son muchas las personas que repiten en esos establecimientos que conocen, que han descubierto por casualidad en su camino o que simplemente se convierten en un clásico por el lugar donde están ubicados. Es el caso de El Mesón Efrén, ubicado en El Peligro (Tineo), un establecimiento hostelero que mantiene el encanto de las casas de comidas de toda la vida y que continúa apostando por la cocina tradicional. Lorena Menéndez Mesa está al mando de los fogones y su marido, Perfecto del Riego Mora, del bar y el restaurante. En fechas señaladas, fiestas y eventos que se realizan en el municipio, como puede ser Asturforesta o la Feria de Muestras o fines de semana, ofrecen menú especial. La pandemia ha tenido sus consecuencias pero la vuelta a la normalidad está cada vez más cerca y la hostelería retoma su actividad con más ganas que nunca.

Historia

Los padres de Lorena lo dirigieron durante más de 40 años como Casa Lastra y hace seis años que el matrimonio decidió retomar el negocio hostelero de la familia como Mesón Efrén, nombre de su hijo.

“Cuando era pequeña yo no pedía muñecas a los Reyes, pedía cocinitas y con muchas ollas”, nos explica Lorena Menéndez Mesa que creció y se crió entre fogones. Cuando tienes una pasión como la cocina, finalmente marca tu vida, y ella dejó su trabajo para recuperar el negocio familiar y retomar su vocación, gracias a las enseñanzas de su madre. “Aunque la hostelería es un sector sacrificado, hacer algo que me gusta no me cansa, y además es una gran satisfacción cuando los comensales te llaman al comedor para felicitarte por un buen plato, y al final es de lo que se trata, que disfrutemos tanto en la cocina como los comensales”, afirma.

La cocinera de Mesón Efrén sigue apostando por la cocina tradicional, “ofrecemos los platos de siempre, y además es lo que más nos demandan, la fabada, el pote asturiano, el chosco con patatas, o la caramiecha con patatas y berzas, platos elaborados con productos de la zona”.

Mesón Efrén cuenta con un comedor para 80 personas. En él trabajan sus propietarios y una persona de apoyo en la cocina, además de una camarera los fines de semana. Ofrecen menú del día con dos primeros y dos segundos a elegir por un precio de 10 euros y menú de fin de semana con cinco primeros y cinco segundos a elegir a un precio de 15 euros. Aunque entre semana los más asiduos son los clientes del concejo de Tineo, los fines de semana cuentan con clientes de Cangas del Narcea, Oviedo, Gijón, Avilés o Mieres, en definitiva de toda la región o incluso de fuera, ya que es un lugar de paso. Para los fines de semana es recomendable reservar.

Especialidades

La clásica fabada o el pote asturiano así como tipo de carnes, las de caza (jabalí, venado, corzo, ciervo…), las manitas de cerdo, los chuletones de ternera o de txongitxu, éstos últimos muy valorados tras unas jornadas gastronómicas celebradas en Mesón Efrén dedicadas a esta carne de vaca vieja vasca, ya que muchos de los comensales repitieron y se pueden degustar por encargo durante todo el año, así como la parrilla o las paellas. Otras de sus especialidades son los mejillones en salsa, la sopa de marisco o el bacalao con pisto.

Los postres caseros son elaborados con todo mimo: arroz con leche, tarta de la abuela, mouse de limón, requesón con miel o flan de queso son algunos de los platos dulces que pueden poner el broche de oro a una comida en Mesón Efrén. Además de interesantes vinos, ofrece sidra natural La Llarada, elaborada en Tineo, que aunque venden todo el año, es más demandada en verano. En el bar también se puede pedir pinchos y bocadillos que elaboran en el momento de embutidos, lomo, pollo o chosco, así como sándwich.

En época postcovid la hostelería retoma poco a poco su ritmo, sin prisa pero sin pausa. Las carnes rojas son uno de sus platos estrella y próximamente se celebrarán jornadas gastronómicas dedicadas a este manjar ofreciendo carne de calidad, con la maduración y corte adecuado que harán las delicias de los amantes de la carne.