Caja Rural de Asturias registró un resultado neto de 15,73 millones de euros al cierre del primer semestre del año, un 3,24% por encima del obtenido en la primera mitad del 2020. La Caja mantiene la tendencia de crecimiento y solventa con un mayor impulso comercial las estrecheces de una anómala situación de bajos tipos de interés y de un entorno económico que sigue lastrado por los efectos de la pandemia.

En cuanto a la actividad comercial, el crecimiento del volumen de negocio, que fue en este periodo de 7.832 millones de euros, impulsó el resultado. Los depósitos de los clientes cerraron en este primer semestre en 4.445 millones de euros y aumentaron un 8,63%. Los recursos de clientes fuera de balance fueron de 623 millones de euros, cifra que supone un 16,88% más respecto al mismo periodo del año anterior y un 12,39% más que a diciembre de 2020. La inversión crediticia aumentó en este primer semestre un 6,22% y se situó en los 2.763 millones de euros. La Caja cerró su balance a junio con 5.722 millones de euros, un 8,16%.

Principales ratios

La Caja mantiene la calidad del activo con una ratio de morosidad que mejora hasta el 2,33% con una cobertura de activos dudosos del 77,5%. La solvencia se mantiene en niveles óptimos, con una ratio de capital CET1 en el 25,44%. La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) fue del 6,87%.

El margen de intereses superó los 37 millones de euros en el primer semestre, un 2,58% menos debido al desfavorable entorno de tipos de interés. Las comisiones netas mantuvieron su crecimiento con un incremento del 15,26% con respecto al mismo periodo del año anterior. El margen bruto se situó en 51,22 millones de euros, un 2% menos.

Nuevos clientes

La actividad comercial de la Caja dio muestras durante todo el semestre de una fuerte reactivación, tanto en el ámbito de los clientes, personas físicas, como de empresas. Un total de 10.960 nuevos clientes iniciaron su actividad. 8.911 nuevos hogares, 1.078 empresas y 971 autónomos.

En cuanto a la actividad crediticia, la Caja formalizó 7.341 operaciones de préstamo por un importe acumulado superior a los 250 millones de euros de los que cerca de 100 millones corresponden al sistema productivo. Destaca el dato de operaciones de inversión destinadas a nuevos clientes que superaron en número las 2.243 por un importe acumulado superior a los 78 millones de euros.

 En este semestre el número de operaciones de financiación ICO formalizadas fue de 574 y el número de moratorias concedidas en este periodo fueron 113.

Como Banca Cooperativa que somos mantuvimos y reforzamos el propósito de dejar huella económica y social en nuestra región. Nuestro Compromiso con Asturias destinó 1.375.557 euros a proyectos sociales y aunamos esfuerzos con más de 200 entidades, empresas e instituciones en áreas como la investigación, la acción social, cultura y deporte.