El pasado 29 de abril COAG Asturias anunció públicamente la existencia de daños provocados por el jabalí en el municipio de Soto del Barco donde el suido comía el cultivo de maíz a plena luz del día y prácticamente a la vez que era plantado.

Según COAG, la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial «aún no se ha dignado a dar una solución a este grave problema. Nos consta que varios ganaderos han intentado ponerse en contacto con la Dirección de Medio Natural y Planificación Rural, sin éxito, con la intención de que se aprueben batidas de forma inminente. Desde nuestra Organización también hemos intentado contactar con la citada Dirección, con el mismo fin de solicitar batidas urgentes, sin que a fecha de hoy hayan contestado ni a nuestras comunicaciones escritas ni a nuestras llamadas telefónicas».

Hablan «desde la indignación», cuando el Gobierno del Principado de Asturias ha decidido destinar más de 300.000 euros a reforzar el control y seguimiento de los daños de la fauna silvestre. «Lo que es evidente es que si se adelantaran las batidas se evitarían daños y, con ello, gasto de dinero público. Aprovechamos también para recordar a la Dirección de Medio Natural y Planificación Rural que hay agricultores y ganaderos con daños pendientes de cobro de los años 2019 y 2020. Con la situación descrita no es de extrañar que cada día se cierren más explotaciones; dos años trabajando para que se coma nuestra cosecha el jabalí y poniendo dinero de nuestro bolsillo para poder alimentar a nuestro ganado». Insisten en que la situación es «insostenible» y exigen a la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial, la adopción de medidas contundentes y resolutivas «porque estamos, desgraciadamente, en los minutos de descuento».