Ha transcurrido un año ya desde que COAG-Asturias inició el proceso de reclamación a las Industrias Lácteas, sancionadas por la Comisión Nacional de la Competencia, por pactar precios por la leche en perjuicio de los ganaderos en su caso asturianos. Desde el Servicio Jurídico de COAG Asturias se tramitaron unas 240 reclamaciones; por ese motivo, y ante el volumen de asuntos que debían acometer, decidieron llevar el tema de forma conjunta con FIDES, un despacho de Oviedo especialista en Derecho de la Competencia.

Lo cierto, es que las citadas Industrias Lácteas recurrieron ante la Audiencia Nacional sus respectivas sanciones. A fecha de hoy, la Audiencia Nacional aún no se ha pronunciado frente a los recursos interpuestos. Por este motivo, se vieron obligados a interrumpir el plazo de prescripción, a la espera del pronunciamiento de este Tribunal.

Lo que les parece relevante y digno de mención es la existencia de una sentencia de un Juzgado de Granada que reconoce el derecho que los ganaderos tienen a percibir esas compensaciones, en base a que el análisis de la conducta de estas industrias “determina su calificación como un cartel sobre precios y fuentes de aprovisionamiento que, se desarrolló a través del intercambio de información sobre los elementos estratégicos y que se extendió entre los años 2000 al 2012”, concluye la sentencia que “esas conductas constituyen una infracción de la Ley de Defensa de la Competencia y asegura que los hechos denunciados tuvieron una incidencia en el mercado y causaron daños a los ganaderos al afectar a la fijación de los precios de leche cruda”.

Desde COAG-Asturias consideran que queda camino por andar pero que, poco a poco, se van sentando las bases. Asimismo, la Organización continuará trabajando en la defensa de los ganaderos asturianos a los que animan a que se informen sobre la viabilidad de sus posibles reclamaciones y que sigan adelante en la protección de sus intereses.