Desde la Asociación de Industrias Cárnicas de Asturias (ASINCAR) manifiestan su «estupor» ante las declaraciones realizadas por el Ministro de Consumo, Alberto Garzón, en las que recomendaba reducir el consumo de carne porque “perjudica a la salud y al planeta”.

Desde la entidad explican que el sector ganadero-cárnico contribuye a la creación de empleo y genera oportunidades, además de impulsar fuertes compromisos medioambientales con resultados comprobables.

En Asturias, la carne factura unos 100 millones de euros anuales, cuenta con unas cien empresas y da empleo a 1.200 trabajadores directos. «Hay que tener en cuenta al sector primario que colabora al sostenimiento y arraigo de población en el medio rural, siendo guardianes del entorno y fundamentales en la cadena productiva de Alimentos del Paraíso», apuntan, y explican  que incluir carne en la dieta es considerado un hábito de vida saludable, siguiendo las recomendaciones de los expertos de nutrición y acompañado de un estilo de vida activo. Es una fuente principal de proteína. Las recomendaciones de consumo de carne de las autoridades de salud muestran cifras que oscilan entre los 500 gramos de carne roja, 70 gramos de carne cocinada o dos o tres veces por semana. Los niveles de consumo de carne en España son los adecuados para una alimentación segura, equilibrada y variada.

Desde el sector, «se teme que esta sea una campaña para demonizar a los productos ganaderos e intentar justificar la subida de impuestos e IVA anunciada en la reforma fiscal a los productos insanos”.