La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) pide la dimisión inmediata de la ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ante la callada por respuesta a la petición de los ganaderos para que retire el proyecto de orden ministerial por el que se incluye al lobo en el listado de Especies Silvestres de Protección Especial (LESPRE).

Ayer acabó el plazo dado por las organizaciones de ganaderos. La sorprendente publicación del proyecto de orden en cuestión supone liquidar el marco de negociación abierto para buscar el consenso. Con este movimiento, la ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico  incumple de forma unilateral lo expuesto a las organizaciones agrarias en la reunión del 12 de mayo, en la que el Director de Biodiversidad del MITECO afirmó que se vincularía la aprobación de esta orden a una estrategia integral de gestión y control del lobo consensuada previamente con ganaderos y CC.AA. En este sentido, COAG rechazan frontalmente la fecha del 25 de septiembre como límite de entrada del Lobo en el LESPRE.

La inclusión o no del lobo en  el LESPRE  sólo puede ser el resultado o conclusión a partir de la elaboración de una Estrategia de Conservación del lobo y una normativa que de seguridad jurídica. Existe de nuevo una contradicción por parte del MITECO si sigue adelante con la publicación de esta orden, ya que no es posible abordar de forma efectiva una Estrategia de Conservación del  lobo si no hay una visión integral de la situación. Es necesario que, una vez que haya sido consensuada la Estrategia, se adopten las medidas necesarias para clasificar al lobo donde sea más adecuado para su conservación sin menoscabar ni poner en peligro a la actividad ganadera.

La intención y celeridad en publicar esta orden ministerial solo puede indicar que el objetivo único del MITECO es el de la expansión del lobo en el territorio, ignorando las consecuencias que esto tendrá para la ganadería extensiva y para el medio rural. Antes de realizar actuaciones dirigidas a la expansión y aumento en el número de lobos  es necesario analizar el actual  número de manadas y ejemplares que existen  y debatir las medidas  más adecuadas y efectivas que faciliten  la coexistencia del lobo con la ganadería: control poblacional, ayudas para implementar medidas de prevención y compensaciones públicas frente a los daños.

Es el momento de la defensa de la ganadería extensiva y del control y regulación estricto del lobo, manteniendo su estatus como especie cinegética al norte del Duero. COAG entiende que no debe mezclarse la defensa de estos objetivos con otras causas que distorsionan las reivindicaciones del sector. En este sentido, COAG propondrá un nuevo calendario de movilizaciones,  bajo la  unidad de acción de las tres organizaciones  agrarias, en las CC.AA más afectadas por los ataques del lobo a la ganadería.