El Gobierno del Principado solicitará garantías jurídicas que permitan continuar aplicando en todos sus términos el plan de gestión del lobo, incluidos los controles de población. El Ejecutivo autonómico, que ya prepara las alegaciones a la inclusión del cánido en el listado de especies de protección especial,  aboga por el diálogo entre el Ministerio para la Transición Ecológica y las comunidades, de modo que sea posible alcanzar una solución de consenso que favorezca la coexistencia del lobo con la ganadería extensiva.

El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, se ha reunido hoy en León con sus homólogos de Cantabria, Galicia y Castilla y León para abordar las líneas de trabajo de cara a la renovación de la Estrategia de conservación del Lobo en España. En el encuentro también han participado representantes de las organizaciones agrarias.

Calvo ha reivindicado la necesidad de recuperar el acuerdo. A su juicio, la estrategia nacional renovada debe integrar la experiencia e información acumulada por las comunidades que, como Asturias, disponen de planes propios de gestión. El consejero también ha defendido que se facilite la transición de estos planes al marco que se derive de la renovación de la estrategia nacional. Para Calvo, el foro idóneo para debatir estas cuestiones es el grupo de trabajo en el que participan el ministerio y los gobiernos autonómicos, al que también se han sumado las organizaciones agrarias y el Ministerio de Agricultura.

El Gobierno de Asturias propone que la estrategia avance en la mejora de las líneas de apoyo a la prevención, la armonización de los baremos de daños y los mecanismos de gestión y mediación con los ganaderos, además de garantizar seguridad jurídica para realizar los controles de población. Calvo ha planteado que se habilite un presupuesto específico para apoyar la ganadería extensiva en las zonas loberas que permita la cofinanciación estructural de todas las medidas, incluido el pago de daños.

La estrategia debe reconocer también el papel fundamental de la ganadería extensiva en la conservación de la biodiversidad a través de la promoción de los productos de este modelo de explotación. El consejero ha destacado que la calidad ambiental y el acervo cultural asociados a la ganadería extensiva hacen posible la elaboración de productos singulares o la oferta de servicios con un distintivo probiodiversidad. En este sentido, Calvo ha propuesto que se explore la vía fiscal a través de incentivos o exenciones vinculados a los beneficios ambientales.

El Gobierno de Asturias trabaja en las alegaciones que presentará al borrador de orden ministerial que incluye el lobo en el listado de especies de protección especial (LESPRE).  Además de solicitar seguridad jurídica para la aplicación del plan de gestión, también propone que, en cualquier caso, haya una ampliación de los plazos para su entrada en vigor, ahora prevista para el 25 de septiembre: una moratoria que permita completar la renovación de la estrategia nacional y la adaptación de los planes regionales al marco que resulte de la misma.