La Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial ha iniciado este mes el proceso para la elaboración de una Ley de Ordenación Integral del Territorio en Asturias (LOITA) que sustituirá la normativa vigente. El texto servirá como marco para integrar las distintas políticas que afectan al territorio y adaptarlas a la realidad socioeconómica actual, muy distinta a la de hace dos décadas, cuando se aprobó la legislación.

El consejero Alejandro Calvo y la directora general de Ordenación del Territorio y Urbanismo, Sonia Puente Landázuri, han explicado en rueda de prensa que la redacción de la nueva norma facilitará afrontar retos como el diseño de una estrategia para el desarrollo sostenible del territorio que relacione el área metropolitana y los municipios rurales de las alas con una visión comarcal. También permitirá simplificar los trámites que han de realizar las administraciones y la ciudadanía, lo que implicará acortar plazos para autorizar un uso o actividad, de modo que se favorecerá la actividad económica y el empleo, así como la fijación de población.

De igual modo, la LOITA tendrá en cuenta factores como la regeneración de los núcleos rurales y urbanos, el fomento de la rehabilitación de viviendas, la preservación del suelo agroforestal y la sostenibilidad, además del cuidado del medio ambiente, con medidas tendentes a mitigar y adaptar el territorio a los efectos del cambio climático.

Para incorporar estos fines en la redacción de la norma, el Gobierno de Asturias cuenta con la colaboración de la Universidad de Oviedo, con la que a finales de 2020 firmó un convenio dotado con 50.000 euros. El equipo redactor está liderado por la directora Sonia Puente, arquitecta y urbanista, así como profesionales de reconocido prestigio como el catedrático de Derecho Administrativo Alejandro Huergo y el arquitecto urbanista Sebastià Jornet.

Participación ciudadana

Recientemente se ha abierto el primer proceso de participación ciudadana, que busca implicar a los diferentes agentes sociales, económicos y políticos en la redacción de un texto que tendrá gran trascendencia en la conservación, uso y disfrute del territorio. “Es una ley que debe representarnos a todos y a todas, por eso ha de legitimarse en el proceso previo a la tramitación parlamentaria”, ha indicado la directora general.

El primer borrador del anteproyecto de ley ya se puede consultar en la página web Asturias Participa (https://ddei3-0-ctp.trendmicro.com:443/wis/clicktime/v1/query?url=www.asturiasparticipa.es&umid=6EBB74B6-C2AC-8705-A3CB-EE049795E9EB&auth=4ceff9107ab9c25786f1a828bbcb8ff8204474b0-081cd6e58f0c94f7c0b5eca1847843a541ef7ef3), donde estará disponible durante un período de dos meses. El Principado también tiene en marcha actualmente en ese portal otras iniciativas normativas, como la primera ley para los puertos autonómicos.

Durante los últimos meses, desde la Dirección General de Ordenación del Territorio y Urbanismo se han programado diferentes reuniones con los ayuntamientos para informarles, entre otras cuestiones, de la modificación de la normativa. Paralelamente, en colaboración con el Instituto de Administración Pública Adolfo Posada, se está celebrando un ciclo de 8 jornadas de urbanismo comparado, interesantes para analizar las experiencias que otras comunidades desarrollan para ordenar y gestionar su territorio.

La consejería estima que la elaboración del proyecto de ley, con dos periodos de consultas públicas, se prolongará durante aproximadamente un año, de tal modo que en 2022 se contará con un anteproyecto consensuado previo al trámite administrativo y parlamentario que debe seguir cualquier norma.