COAG-Asturias lleva tiempo denunciando que nuestros agricultores y ganaderos asturianos no sólo tienen que soportar las pérdidas económicas y el desgaste anímico por los continuados ataques de fauna salvaje a sus cabañas ganaderas y sus cultivos, sino que además sufren importantes demoras en el pago de las indemnizaciones. Afirman que la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial ha respondido ante una interpelación del diputado de IU Ovidio Zapico, que los expedientes acumulados de daños de fauna salvaje de los años 2019 y 2020 superan los dos millares. «Estamos hartos de que la Administración nos nigunee, que se de tan poco valor a nuestro trabajo y nuestro dinero. Nos parece indecente que sólo se hayan tramitado un 36,8% de los daños reclamados. No olvidemos además que las indemnizaciones son irrisorias, teniendo en cuenta que el último baremo actualizado es del año 2007 y que en ningún caso cubren nuestros costes» afirman desde COAG Asturias.

Ponen un ejemplo de lo grave de la situación que denuncian, «una explotación ganadera que ha sembrado maíz para forraje en la campaña 2020 y que ha visto como el jabalí ha destrozado el cultivo por completo, tiene o bien que comprar forraje, o en el mejor de los casos volver a sembrar el maíz, pero lo peor es que sin haber percibido ni un solo euro de indemnización en esa campaña, debe afrontar el pago del nuevo cultivo para la campaña 2021. Lo mismo sucede con el ganado, el coste de su reposición lo adelanta el ganadero afectado. Los jabalíes siguen campando a sus anchas, los lobos también y lo que repetiremos hasta la saciedad, el sector primario asturiano será en breve tiempo un sector en extinción», explican.

Lo que les parece más grave de toda esta situación es «que no existe o al menos la Consejería no nos da ninguna explicación de la demora ni parece que haga esfuerzo alguno por subsanarla», concluyen.