El objetivo del proyecto del Grupo Operativo MEREVACAR es la Mejora de rentabilidad de explotaciones de vacuno de Raza Asturiana de los Valles mediante el desarrollo de nuevos protocolos y abordaje integral del manejo de los animales, que permita una mejora en la gestión reproductiva de los mismos, logrando desestacionalizar los partos, mejorando la gestión sanitaria, disminuyendo las pérdidas ocasionadas por enfermedades y uso de antibióticos, y mejorando la finalización alimenticia del animal para conseguir mayor peso, mejor condición corporal y más calidad de la carne que se obtenga del animal y por tanto de más valor. Ha sido importante el adecuado diseño metodológico en la selección de las explotaciones que participan en el estudio así como el diseño de los nuevos protocolos de manejo a nivel reproductivo, sanitario y de alimentación. Una vez completadas las fases se ha procedido a realizar un estudio del impacto de los nuevos protocolos. Los resultados se presentarán en el mes de mayo. Se ha contado con financiación europea, del Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y de la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales.

Tras la definición del proyecto el punto de partida fue la selección de las explotaciones ganaderas que participarían en la investigación, en este caso 25 explotaciones del occidente asturiano con un sistema productivo similar. Posteriormente “los técnicos de cada entidad les hemos dado diferentes parámetros de manejo a lo largo de las tres partes de las que consta el proyecto: control reproductivo, alimentación de terneros lactantes y alargamiento y mejora de la calidad y vida de la carne”, explica Javier Fernández, director técnico de Campoastur.

Mejora de la gestión reproductiva

Con la colaboración de los veterinarios que participaron en el programa se han buscado los protocolos para mejorar la eficiencia reproductiva, el intervalo entre partos, y la desestacionalización de partos para que los terneros se puedan cebar en momentos donde tengan mejor salida en la comercialización de carne. “El objetivo en vacuno de carne es que la vaca tenga un animal al año. Además la desestacionalización sería interesante tanto para ganaderos como para comercializadoras, el problema es que por las condiciones hay lugares donde cuesta mucho tener partos de otoño. Sería recomendable que los ganaderos de zonas bajas hiciesen un manejo para tener partos de otoño y los de alta montaña partos de primavera. Ahora existen técnicas para ello”, afirma Gerardo Noval, técnico de ASEAVA.

En cuanto a la gestión sanitaria “todas las explotaciones estaban en Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS) y se ha realizado un ADS plus. Se han controlado con más eficiencia los parámetros para que los resultados de los animales en este programa fueran óptimos”, dice el director técnico de Campoastur. “Ha sido fundamental para aplicar los tratamientos necesarios para que el intervalo entre partos disminuyera o para animales que no habían comenzado a ciclar” incide el técnico de ASEAVA. Protocolos similares fueron aplicados con el fin de la disminución de las pérdidas por enfermedad o la disminución en el uso de antibióticos.

Alimentación de terneros lactantes

Por norma general, no existe costumbre generalizada de que los terneros lactantes se alimenten de una manera concreta para luego asumir el periodo de cebo. “Con el proyecto se han introducido en determinadas explotaciones unos comederos selectivos para facilitar las pruebas de un pienso especial y adaptado para este tipo de animales. Para que los terneros lleguen a la fase de cebo en mejores condiciones. Los resultados son óptimos, el producto funcionó muy bien en las pruebas realizadas. El objetivo: la mejora de peso, de conformación corporal, de valor y calidad de carne además de ofrecer más rentabilidad para el ganadero”, explica Javier Fernández.

El pienso especial que se les ha ofrecido a los animales favoreció una llegada óptima al destete. “Lo que observamos es que a los terneros con comedero selectivo se les gana un mes o mes y medio en llegar antes al destete. Ese plus que se tiene que dar de pienso o suplementar a parte de la leche compensa porque está por debajo del valor del animal y ganas tiempo para que los animales consigan el mismo peso o mayor. Se observa mucha diferencia posterior en ellos a la hora del arranque para comenzar el cebo”, concluye Gerardo Noval. Para el cebo se ha utilizado otro pienso especial donde destaca uno de sus componentes, la vitamina E.

Mejora y calidad de vida de la carne

Desde ASINCAR se ha estudiado el impacto de esos nuevos piensos y manejo de los animales en la calidad de la carne. Han analizado si afecta a cuestiones de oreo y posterior maduración de la carne, y si la nueva alimentación favorece o mejora la calidad en aumento la vida útil del producto. “Uno de los componentes del nuevo pienso es un antioxidante, la vitamina E y consigue que la carne de los animales alimentados con este nuevo pienso tengan el doble de nivel de esta vitamina. Esto favorece que la vida útil de la carne sea mayor y preserva también el color. Aun no tenemos el dato final, pero la capacidad antioxidante se ha manifestado, aún no hemos conocido en qué grado”, afirma Pelayo González, director técnico del laboratorio de ASINCAR.

Resultados

Los resultados conseguidos por el Grupo Operativo MEREVACAR serán presentados en mayo a la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial. El fin es la transferencia de todo el conocimiento. “Esperamos a ver los resultados finales y en base a ellos, si todo sale como esperamos, comercializaremos estos piensos que han sido probados desde Campoastur además de transferir los conocimientos a veterinarios y ganaderos para que se apliquen, ya que el fin último es la rentabilidad del ganadero así como del producto final, ya que la carne podrá tener una maduración más larga”, finaliza Javier Fernández.