El ensilado de maíz asume en Asturias una importancia fundamental en la alimentación de la ganadería.Un alimento energético, fácil y económico de producir. Además de eso, los productores están bastante familiarizados con el cultivo del maíz  y con el modo de producir ensilado. Pero, producir ensilado de maíz de calidad a día de hoy no es únicamente sembrar, cosechar y colocar en el silo. Con el precio de la leche sufriendo variaciones constantes, desgraciadamente más a bajar que a subir, añadido a un  aumento de los costes de producción  y a una dimensión pequeña de las parcelas, el productor tiene que ser más exigente con los forrajes que produce en la explotación y ceñir al céntimo su actividad si quiere tener una explotación rentable y competitiva.

El ensilado de maíz es un forraje en el que la calidad depende esencialmente de factores como la genética, el ambiente y el manejo del cultivo. La elección de la fecha y densidad de siembra, manejo de fertilizantes, riego (si dispones de el), fecha de cosecha, tamaño y altura del corte, tipo de procesamiento del grano, almacenamiento y utilización del silo tienen una influencia clave en la calidad del silo de maíz y dependen fundamentalmente de las decisiones del productor.

Como indicábamos una de las decisiones clave que impactará en la calidad del silo es la elección de la variedad. Las principales características en las que se debe asentar la elección son: el rendimiento en grano y el rendimiento en materia seca (una vez que el grano representa entorno al 50% de la materia seca, altamente digestible). También es importante que la variedad  tenga un ciclo adaptado a la zona, sea estable y presente una buena sanidad y tolerancia contra enfermedades. El último factor que debe pesar en la elección es la digestibilidad de la fibra. A pesar de ser el ambiente, en especial durante la fase de desarrollo del cultivo, el principal responsable por las grandes diferencias en la digestibilidad de la fibra, existen diferencias entre variedades en lo que concierne a este parámetro.

Un silo de maíz con una digestibilidad de la fibra mayor, generalmente está constituida por partículas más frágiles que se descomponen en partículas más pequeñas más fácilmente, y por eso tienen un paso más rápido por el rumen proporcionando al animal una mayor capacidad de ingesta que se traduce en una mayor producción de leche. Un aumento del 1% de la digestibilidad de la fibra proporciona un aumento en la ingesta de silo de 170 gramos y en la producción de leche de 250 gramos por vaca/día. Otros estudios publicados en la revista de gran reputación Journal of Dairy Science validan el aumento de la capacidad de ingesta y en la producción de leche asociada a un valor más elevado en la digestibilidad de la fibra.

Como consecuencia de lo anterior y observando las tendencias en la selección y necesidades del maíz silo europeo, Syngenta se anticipó a esta problemática estableciendo el programa y la tecnología  a mediados de la década del 2000.

A través del programa , Syngenta ha decidido situar la calidad del kilo de materia seca en el centro de su selección genética. Nuestros mejoradores tienen como objetivo producir maíces más digestibles y adaptados a la ración, aumentando así la eficiencia nutricional durante todo el año. No elegimos entre fibra digestible y contenido de almidón, sino que los híbridos Powercell aportarán dos fuentes de energía: un alto nivel de fibra digestible y una tasa de almidón adecuada para proporcionar al ganadero una fuente realmente eficiente en energía.

Un equilibrio energético que le brinda múltiples beneficios, gracias a las variedades Powercell:

  • Más energía
  • Mayor eficiencia alimentaria
  • Más consistencia energética en la ventana de cosecha
  • Mejor adaptación a las raciones de verano e invierno

A cerca de los híbridos con tecnología  cabe destacar que gracias a nuestro programa de mejora específico, a través de nuestros ensayos, contamos con híbridos más adaptados a situaciones de estrés hídrico durante cualquier etapa de crecimiento (prefloración, floración y postfloración, básicamente).

En las mejores condiciones agronómicas y climáticas, los híbridos Artesian™ son capaces de expresar el máximo potencial productivo. En el caso de condiciones de estrés hídrico puntual, estos híbridos son capaces de generar una producción mucho más eficiente que las variedades convencionales.

Los híbridos Artesian™ aseguran:

  • Máxima productividad en condiciones hídricas óptimas.
  • Menor descenso productivo en el caso de estrés hídrico.
  • Mayor eficiencia hídrica

Y como novedad técnica en 2021 Syngenta trae otra herramienta de gran utilidad para el ganadero como es MaxiMaize, una mezcla de híbridos en la misma bolsa que nos permitan minorizar los impactos por estrés, facilitando la producción de un silo más homogéneo y de mayor calidad. A partir del estudio de la variabilidad del silo y de las características del suelo, hemos diseñado mezclas de híbridos para: Mejorar la adaptabilidad a nuestra parcela + Aumentar los rendimientos + Mejorar la calidad de silo.

Fruto de toda esta investigación y búsqueda de una semilla de cualidades excelentes, Syngenta le puede ofrecer una serie de híbridos, todos ellos con un potencial tanto productivo como de calidad por encima de la media. Algunos de nuestros híbridos más destacados y que merecen una mencion especial son:

  • SY FUERZA (FAO 600)
  • SY ANDROMEDA (FAO 500c)
  • SY BILBAO (FAO 400)
  • SY ORPHEUS (FAO 300m)

Todos estos híbridos conjugan una excepcional productividad con una alta digestibilidad de forraje por hectárea, por el enorme potencial en producción de grano y por la gran digestibilidad de la fibra, sin olvidar una excelente sanidad.