El Principado ha invertido 226.241 euros en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Berducedo, cuya próxima puesta en marcha culminará la red de saneamiento de esta localidad allandesa.

El presidente del Gobierno de Asturias, Adrián Barbón, ha visitado hoy esta nueva infraestructura, diseñada para dar servicio a una población de hasta 170 habitantes, que ahora se entregará al Ayuntamiento de Allande para su explotación y mantenimiento.

La red de saneamiento ejecutada por la Consejería de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático tiene una longitud de 309 metros y permitirá comunicar los colectores de la zona con la depuradora. La EDAR se ubica en una parcela al norte de Berducedo y vierte su efluente al río da Veiga tras recibir tratamiento.

Una vez en la estación, las aguas residuales pasan sucesivamente por los siguientes equipos:

–   Desbaste y desarenado, donde se retiran los sólidos y arenas que lleguen a través del colector.

–   Tanque primario, capaz de absorber las puntas de caudal y de completar la eliminación de los sólidos del agua residual. En esta zona se depositan los de menor tamaño.

–   Reactor biológico dotado de sistema de biodiscos (discos giratorios parcialmente sumergidos). En sus láminas se desarrolla la vida biológica que elimina la contaminación. Se alimentan en el agua y respiran en el aire.

–   Decantador secundario, elemento que finaliza la línea del agua. En este equipo se deposita la materia biológica que se desprende de los biodiscos.