La madera es un recurso renovable, de origen natural, cada vez más importante y demandado por la sociedad, por la variedad creciente de productos ampliamente utilizados que se pueden desarrollar a partir de ella en el marco de la bioeconomía, muchos de los cuales son sustitutivos de plásticos, acero y cemento (muebles, suelos, revestimientos, papel, ropa, absorbentes, estructuras, detergentes, complementos de alimentación…).

Para obtener esta materia prima debemos acudir a nuestras masas naturales o cultivarla. En ambos casos debe haber detrás una gestión responsable y sostenible, que permita además que la superficie forestal genere otros valores muy necesarios y valorados, como su aportación de oxígeno, la fijación de carbono en su estructura que mitiga el cambio climático, la mejora de los suelos y su defensa contra la erosión, la regulación del régimen hídrico, la constitución de refugios para la fauna, la belleza en el paisaje y servir de escenario para el ocio, entre otras cuestiones. Una buena gestión es el factor clave para mantener los montes limpios evitando así la propagación de los incendios forestales y garantizar el futuro de las masas forestales.

De la madera que se obtiene en Asturias, la especie que más aporta año tras año es el eucalipto. De ella procede entorno al 70% de la madera que se corta, ocupando únicamente el 8% de la superficie forestal de Asturias. Se trata, eso sí, de una superficie muy visible, ya que se sitúa en la franja costera, territorio con mayor densidad de población y por donde discurren las principales vías de comunicación.

Adicionalmente, desde el punto de vista social hay que tener presente que el eucalipto es generador de riqueza y empleo en la zona rural, por lo que es necesario destacar este recurso forestal como motor económico indispensable para buena parte de la población.

Resulta paradójico que, mientras que en Asturias se transforma más del doble de la madera de eucalipto que se corta, una parte las plantaciones del Principado sufre problemas como  el abandono y falta de selvicultura, la fragmentación de la gestión derivada de la atomización de la propiedad forestal y el agotamiento de cepas después de excesivas cortas sin ser sustituidas. Todo esto contribuye a que una parte relevante de las plantaciones de eucalipto existentes se encuentre muy lejos de su potencial productivo, o bien en zonas inaccesibles al mercado. De manera que se generan, en estos casos, problemas económicos de rentabilidad y demanda, problemas ambientales derivados del abandono, y complicaciones sociales en relación con la imagen de estas plantaciones.

Por todo ello, y con el objetivo de hallar soluciones para los problemas mencionados, en 2018 desde el sector forestal constituimos el Grupo Operativo de Innovación para la mejora de la sostenibilidad y productividad del Eucalyptus globulus, cofinanciado por la Consejería de Desarrollo Rural y Recursos Naturales del Principado de Asturias, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER).  Completada  la identificación y proyección de soluciones, está en desarrollo una segunda fase, cofinanciada del mismo modo, para poner en práctica parte de estas soluciones proyectadas.

El objetivo global de esta nueva fase de trabajo es poner en funcionamiento tres tipos de soluciones innovadoras para el cultivo sostenible del eucalipto:

-El desarrollo de modelos de gestión conjunta de la propiedad, que es fundamental no sólo para mejorar la rentabilidad de los propietarios, sino también la eficiencia de las necesarias infraestructuras, la defensa contra incendios, plagas y enfermedades, el acceso al mercado y el apoyo profesional viable económicamente cuando y para quien sea necesario, especialmente para aquellos que no tienen posibilidad de atender directamente su imprescindible gestión.

-La mejora de la productividad forestal optimizando la gestión nutricional de las plantaciones, que es una de las prioridades remarcadas por todos los agentes de la cadena de valor del eucalipto. Es fundamental tener y aportar criterios claros de fertilización para garantizar el buen desarrollo sanitario del cultivo, la productividad de la plantación y la sostenibilidad de la fertilidad en el suelo.

-El desarrollo de una web que permita compartir y difundir a todos los interesados criterios prácticos para una gestión forestal sostenible del eucalipto, accesibles tanto a propietarios forestales como a las empresas de selvicultura, gestores forestales e industria de transformación, es una cuestión de indiscutible necesidad para garantizar la gestión responsable y sostenible de la superficie dedicada actualmente al cultivo forestal.

En el desarrollo de esta iniciativa participan, la Asociación de Propietarios Forestales de Asturias (PROFOAS), la Asociación Asturiana de Empresarios Forestales, de la Madera y el Mueble (ASMADERA), el Centro Tecnológico Forestal y de la Madera de Asturias (CETEMAS) y las empresas Forestal Malleza S.L. (FORESMA), Ence, Energía & Celulosa (a través de su filial Celulosas de Asturias) y COVIASTUR, que coordina el Grupo Operativo.

Se trata, sin duda, de un proyecto ilusionante para los actores presentes en el grupo, y, al mismo tiempo, necesario para todo el sector forestal del Principado de Asturias. La implantación de estas medidas servirá para avanzar en el impulso de un recurso, como la madera, de gran valor y presencia en la región, y que, dada la creciente importancia de la bioeconomía y los productos basados en su transformación, tiene ante sí un gran reto y una gran oportunidad. De ello depende el desarrollo de todo su potencial, para que así pueda ser aún más un motor económico de la zona rural, y, como tal, generar empleo, contribuyendo de la mejor manera a luchar contra  el despoblamiento del territorio.