COAG-Asturias, ha sido testigo estos últimos días de las advertencias que lanzan los Sociedades de Caza del Suroccidente asturiano las cuales anuncian que ven inviable seguir con la gestión de los cotos de caza.

Según han manifestado públicamente las sociedades de cazadores de 14 municipios del Occidente, la existencia de una norma de la Consejería de Desarrollo Rural y Cohesión Territorial pone en peligro su existencia. Y esto es así porque la precitada norma les obliga a tener un mínimo de cien socios para mantener la concesión. Por poner un ejemplo, el municipio de Pesoz cuenta con una población de 148 habitantes, pues bien, se da la paradoja de que prácticamente hay tantos habitantes como socios exige la Consejería para la constitución del Coto.

Lo que está claro es que una vez más las normas se hacen desde los despachos, sin tener en cuenta la singularidad de los lugares donde deben ser aplicadas. En suma, lo que nuestra Organización exige es que la normativa de la caza sirva para controlar los jabalíes en el Occidente Asturiano. Nuestros ganaderos observan con impotencia como esta especie destroza sus cosechas cobrando indemnizaciones irrisorias por ello, o incluso, en la mayoría de los casos sin percibir ni un euro por los perjuicios ocasionados. Una vez más, los agricultores y ganaderos nos convertimos en la despensa de nuestra fauna y ya no estamos dispuestos a seguir soportando esta situación. Va siendo hora de que la Administración tome cartas en el asunto, agilizando la burocracia de las sociedades de cazadores y velando por su existencia que es la forma de aumentar batidas y con ello combatir la sobrepoblación del jabalí.