El Consejo de la Producción Agraria Ecológica del Principado de Asturias (COPAE) ya tiene nuevo órgano de gobierno. Los nuevos vocales han designado por unanimidad a José Antonio García Menéndez de Arándanos La Peña de Salas, perteneciente al sector de elaboración, como presidente y a Alberto Juesas Escudero, de Ekko Biomarket de Oviedo, de la sección de comercialización, como vicepresidente. Además, el Pleno del Consejo está formado por: Silvia Menéndez Fernández (Finca Santa Rosa/Llanera) y Diego Bárcena Menéndez (Huerta Enredadera/Avilés) en la sección de agricultura; Jesús Méndez Fernández (Ganadería Adelina/Castropol) y José López Castelao (Ganadería eco Pepe Argul / Pesoz) en la sección de ganadería y Noelia García Fernández (Pita Sana / Boal) en la sección de elaboración. Con estas elecciones se finaliza un proceso de cambio en la naturaleza jurídica del COPAE, que pasa a ser una corporación de derecho público integrada por todos los operadores de producción ecológica inscritos en el registro del COPAE, que cerró el año 2020 con 746 operadores, de los que 450 son productores, 125 de elaboración y distribución, 164 comercios minoristas y 7 establecimientos de restauración. Hablamos con el nuevo presidente que nos explica el mismo día que toma posesión del cargo sus expectativas.

-Ha tenido una toma de posesión del cargo virtual. ¿Sus primeras impresiones?

-El objetivo es claro, potenciar la producción en ecológico asturiana, y hacerla llegar al mayor número de consumidores tanto a nivel regional como nacional. Carlos Nuño seguirá siendo el secretario y director técnico por su experiencia. Nuestra idea es potenciar el COPAE y para ello será necesario dotarlo de más recursos económicos ya que el presupuesto se ha visto reducido.

-¿Qué momento vive el sector?

-La tendencia del consumo hacia lo ecológico nos preocupa, en el sentido de que se está aprovechando por grandes firmas del ámbito de la alimentación que utilizan términos que llevan al consumidor a la confusión: procedente de cultivo sostenible, carne de cebo de natural…, pero sin certificación ecológica. Es necesario informar al consumidor. El año pasado ha sido atípico, crece la tendencia hacia una alimentación saludable y ecológica. En los últimos años están aumentando los productores y se abren empresas de comercio de producto ecológico. En el sector ganadero asturiano se dieron de baja ganaderías, habrá que trabajar sobre ello para crecer todos a la par. Hay que medir el crecimiento para que no caiga en manos de grandes multinacionales que especulen con los precios, y al final en Asturias somos pequeños y no podemos caer en las leyes del gran mercado.

-¿Qué lleva a un productor a lo ecológico?

-Creemos en el trabajo y respeto por el medio ambiente, hay que ser conscientes de que somos lo que comemos y si vendemos alimentos, con las características y riqueza de la región, no tiene lógica para estar cultivando con químicos y adulterando esa riqueza natural. Nos gustaría que la cadena comercial también ofreciese un embalaje sostenible, se evitasen los plásticos, consiguiésemos que las granjas fueran autosuficientes energéticamente y trabajar con las energías renovables al 100% con cero residuos.

-¿Se puede compatibilizar el km0 y la venta fuera de la región?

-Una de nuestras líneas matrices y uno de los ámbitos de trabajo del COPAE es promocionar los productos ecológicos asturianos más allá de nuestras fronteras. Primero aquí, que ya se está haciendo y después llegando al gran mercado. Algunos están centrados en mercados locales y plazas de abastos, cosa que es básica preservar, pero representamos también a empresas de mayor dimensión que su vía de supervivencia que no se pueden limitar Asturias. Estamos muy orgullosos de abastecer Asturias y a las cadenas regionales, pero no podemos quedar aquí. Asturias es una marca que se vende sola, es un producto que todo el mundo desea pero no se supo hacer llegar.

-¿Se está apostando por la producción ecológica?

-El kiwi por ejemplo crece mucho, se están pasando a ecológico un porcentaje altísimo de las plantaciones en Asturias. Una empresa praviana de referencia está apostando por ello, van a llegar a ser un referente europeo. Hay que ofrecer más producto de huerta y que los pequeños agricultores mejoren sus métodos de producción.

-La Covid ¿ha traído nuevas oportunidades?

-Al principio de la pandemia tanto en la tienda de cercanía como en plazas de abastos y en grandes superficies a nivel nacional aumentó la demanda y consumo de producto ecológico. Las cestas de producto fresco a domicilio son una nueva tendencia que ha llegado para quedarse. Hay productores que lo hacen a través de pequeñas uniones, y plataformas market, meros intermediarios. El tiempo lo regulará, unos triunfarán y otros quedarán en el camino.

-¿Qué línea seguirá el COPAE?

-Nos gustaría incidir en la información y la formación de las personas que se interesen en la producción ecológica a través de cursos, charlas, coloquios, mesas redondas… en todo el ámbito regional. Es la forma de explicar lo que conlleva estar en ecológico, y me refiero a nociones empresariales o gestión, además de explicar pasos a seguir, riesgos, inversión, posibles tensiones económicas ya que llegar a la rentabilidad lleva tiempo. También tenemos interés por la paridad, con respecto a la mujer rural, que tenga todas las herramientas para poder llevar a cabo sus proyectos, y no haya diferencia en las oportunidades. Por supuesto es importante la difusión de la marca fuera de las fronteras de Asturias así como facilitar la labor del COPAE en el día a día, certificaciones, auditorías, PAC… y dotación de más recursos económicos para abrir un canal bilateral continuo entre todos los operadores inscritos y cada vocalía, para dar respuesta rápida a cualquier inquietud, queja, solicitud. Nuestros valores son la transparencia, difusión y formación.

-¿Cómo ve el futuro?

-Con ilusión, tenemos mucha responsabilidad. Asturias es una tierra pequeña de minifundios, hay que medir muy bien la producción, vigilar que las grandes multinacionales no inunden los supermercados con productos de fuera, muchas veces de ultramar, con productos ecológicos que vienen de muy lejos y se desconoce qué auditorías pasan. A día de hoy en el mercado local nacional se valora mucho el producto nacional y de Asturias. Actuaremos con entusiasmo y cautela, lo ecológico está de moda, es la economía verde.

-El precio ¿sigue siendo un hándicap?

-Se entiende que el producto ecológico es un poco más caro porque no es lo mismo producir en convencional que en ecológico, es más laborioso, con pequeñas producciones, somos empresas y para tener una rentabilidad mínima, el precio es el que es. Estamos mejorando, cada vez producimos mejor, abaratamos costes y cada vez hay menos diferencia de precio entre el producto convencional y el ecológico. Hay que mejorar los canales de comercialización, quitar intermediarios, no distribuidores, tratar que sea el productor o elaborador el que evite pasos innecesarios.