Un estudio avala el efecto negativo de la cuota de la xarda para los pescadores asturianos

343

Un estudio de la Universidad de Oviedo sobre los efectos económicos  del criterio del reparto de cuota de xarda, impuesto por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2014, cifra en casi cuatro millones las pérdidas de los pescadores asturianos debido a que, desde ese año, el Principado pasó a disponer de un 14% de cupo frente al 26% anterior.

Así lo ha asegurado la consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, en la presentación del informe Efecto económico sobre la flota asturiana distinta de arrastre y cerco del cambio de criterio en el reparto de la cuota de caballa, encargado por la consejería y dirigido Antonio González Pinilla, profesor de Economía de la Universidad de Oviedo.

El trabajo analiza los criterios de reparto que el Gobierno del PP tuvo en cuenta entonces, cómo han afectado a la flota asturiana y su repercusión económica. Según Álvarez, la conclusión de este estudio, “realizado con criterios puramente académicos y objetivos, supone un elemento más para añadir a la postura del Principado de permanente exigencia de la revisión del reparto, claramente lesivo para los intereses de Asturias y sus pescadores”. Ha recordado, además, que  desde 2014, la comunidad ha mantenido una postura “de firme reivindicación de revisión del reparto, tanto en el frente político español y europeo como judicial, con varios recurso admitidos a trámite”.

El documento pone de manifiesto que Asturias hubiera visto reflejadas sus verdaderas posibilidades de pesca, las que mantenía en los años inmediatamente anteriores a 2014, con un criterio de reparto más ponderado, cuando la flota asturiana faenaba en el caladero cantábrico noroeste entorno al 26% de la cuota. “La decisión del Gobierno de Rajoy de reducir ese porcentaje al 14% hace cuatro años, ha hecho perder casi cuatro millones a nuestros barcos, que no han tenido posibilidades de pescar en condiciones de equidad”, ha subrayado Álvarez.

La titular de Desarrollo Rural ha recordado que el Ejecutivo autonómico siempre ha defendido esa equidad “para que no existan pescadores en comunidades autónomas a los que les sobra cupo y otros, como los asturianos, que lo agotan en  ocho días”.

Las principales conclusiones del estudio, que también propone otra fórmula de reparto, son las siguientes:

–    La caballa o xarda es una especie de gran importancia para los ingresos del sector pesquero asturiano y, muy especialmente, para la flota de otros artes distintos de arrastre y cerco.

–    El reparto de la cuota entre provincias se basa en dos elementos muy controvertidos: el uso de varios criterios con unas ponderaciones arbitrarias y la consideración subjetiva como barcos de pesca dirigida de caballa solamente a aquellos que faenaron más de quince toneladas en un año.

–    La nueva distribución ha alterado los hábitos de las flotas de pesca, provocando que el segmento de barcos asturianos de otros artes haya reducido de forma importante sus desembarcos de caballa en otras comunidades. Por otra parte, los barcos cántabros y, sobre todo, los del País Vasco han aumentado mucho sus desembarcos en Asturias durante la duración de la costera, lo que puede indicar que no les da tiempo a pescar la cuota asignada durante su costera.

–    El nuevo reparto parece favorecer a Cantabria y el País Vasco frente a Asturias y Galicia. Si se hubiese usado una fórmula más sencilla, repartiendo, por ejemplo, la cuota en función de la media de las capturas en los cuatro últimos años, a Asturias le hubiera correspondido un 26% del cupo, en lugar del 14,74%.

–    La pesca de esa cuota adicional podría haber permitido aumentar la costera de la caballa en Asturias en más de un 50% respecto a la duración que ha tenido en los años 2014-2017.

–    El efecto estimado del nuevo reparto sobre la flota asturiana de otros artes durante el período 2014-2017 es una cifra importante, aproximadamente 3,8 millones de euros.

–    La revisión de la experiencia internacional permite concluir que, en la mayoría de los casos, las asignaciones iniciales se hacen en función de un único criterio, con el fin de evitar tener que “inventar” pesos para los distintos baremos.

–    El criterio más utilizado en las pesquerías mundiales es el de las capturas históricas. Aunque la forma de calcularlas es bastante heterogénea, en la mayoría de los casos se suele usar un período relativamente corto y cercano al de asignación.

–    Para calcular las capturas históricas parece recomendable estimar una regresión de las realizadas por cada comunidad como función del tiempo, de cara a poder controlar las diferentes tendencias.

–    En caso de que se considere necesario emplear varios criterios para el reparto de cuotas, parece conveniente utilizar técnicas estadísticas, como el proceso analítico jerárquico, con el fin de establecer los pesos de los criterios de forma más objetiva.