“El tándem del sector primario y agroalimentario será uno de los grandes sectores estratégicos”

1205

Javier Nievas Andrés, responsable de Medio Rural de Caja Rural de Asturias

 Lleva casi 30 años en el sector y desconoce si fue “vocación o inercia” hacia un mundo que le agradaba, ya que por parte materna tenía una estrecha vinculación hacia el Sector Primario, aunque nunca se llegó a implicar de forma directa. Es ingeniero agrónomo y ha pasado por diferentes cargos como técnico o profesor hasta llegar a Caja Rural de Asturias hace 18 años donde desempeña el cargo de responsable de Medio Rural además de otras labores. “Ha sido muy enriquecedor, me ha permitido conocer personas, ideas, unas con más acierto y otras con menos, pero en general la satisfacción ha sido y es plena”, afirma Javier Nievas.

-¿Cuál es su función en Caja Rural de Asturias?

-Desempeño una función dual. Desde Área de Negocio coordino todo aquello referido a Sector Primario, Agroalimentario y Desarrollo Rural, intentando dar servicio a cuestiones no solo económicas, sino técnicas o de gestión, en definitiva,  buscar un valor añadido, encontrar y aprovechar sinergias entre empresas y administraciones públicas y, lógicamente, todo con nuestro apoyo financiero. Por otro lado, pertenezco al staff de Caja Rural de Asturias, como responsable del Fondo de Educación y Promoción, más bien conocido como “Obra Social”, aunque en el día a día no se logra disociar una área de la otra, la implicación que estamos teniendo nos obliga a trabajar todos los conceptos como uno.

-Se ha convertido en una de las caras visibles de la entidad bancaria en ferias y eventos relacionados con el medio rural ¿cómo describiría el sector en Asturias?

-Es un sector esencial y productivo. La estructura del sector primario asturiano es la que es y es difícil de cambiar, por una razón básica, el territorio es el que define buena parte de las características del Medio y es complejo principalmente por su orográfica, no podemos ser grandes productores, nuestro éxito radica en la imagen de marca.

Nuestro Sector es muy valioso, aunque no lo sea en términos económicos, ya que

supone apenas el 2,8% de PIB, es el motor del Sector Agroalimentario que representa casi el 20%. No hay que ver sólo al ganadero y al agricultor de manera aislada, sino como un eslabón más dentro de la cadena productiva. Hay que valorar en su justa medida el papel que desempeña la ganadería asturiana, que va más allá de una mera actividad agrícola, ya que contiene unas evidentes implicaciones sociales, cumpliendo una importante labor medioambiental y de reequilibrio en el territorio. La imagen que debemos dar de nuestro sector primario es la de calidad, y calidad en todos los sentidos, desde el producto, los medios y hasta el entorno, por una simple razón, competir con  otros productores cuyos costes de mano de obra y sociales son exageradamente  inferiores,  es simplemente imposible.

-¿Cómo ha evolucionado el sector?

-En estos últimos quince años la productividad se ha multiplicado prácticamente por cinco. Eso conlleva, por una parte, una mayor profesionalización, y por otra, una disminución de activos agrarios, esto es así, ha pasado en todo el mundo, y es lógico que ocurra aquí también. Las ganaderías son menos, más grandes, especializadas y ligadas a la conservación del medio. La crisis afectó al sector en pleno proceso de desarrollo y transformación que se vieron frenados. La Política Agraria Comunitaria (PAC) también ha sufrido a lo largo de este tiempo distintas reformas y reformas de calado, principalmente derivadas de condicionantes medioambientales. Otro de los hitos relevantes fue la eliminación de las cuotas lácteas, el sistema que fue diseñado para regular la producción durante más de 30 años desapareció el 1 de abril de 2015, provocando un incremento significativo de la producción láctea que, consecuentemente, generó un exceso de oferta y provocó el desplome del precio de la leche.

-¿Cómo ve el futuro del sector?

-En mi día a día soy optimista y así lo trasmito a mi entorno, dificultades te aseguro que no faltarán. El futuro pasa por la mejora en la comercialización. La presión sobre los precios va a seguir existiendo, por lo tanto hay que continuar mejorando en eficiencia, hay que mantener calidad pero reduciendo costes, por tamaño no podemos competir. Es importante diferenciarse y sobre todo dar más valor a nuestras producciones, debemos potenciar la agroindustria. La creación o consolidación de un sector agroalimentario potente unido a un posicionamiento de marca entiendo que debe ser  el empuje definitivo para la estabilización de este sector. Siempre he pensado que el tándem sector primario-sector agroalimentario en Asturias está llamado a ser uno de los grandes sectores estratégicos. Asimismo, debemos estar pendientes de la próxima Reforma de la Política Agraria Comunitaria. Entiendo que la PAC es muy necesaria para la supervivencia del sector agrícola-ganadero, y la premisa que se debe mantener es que las ayudas deben ir a compensar y garantizar directamente la renta real de sus beneficiarios y deben ser justificadas como el necesario precio que la sociedad ha de pagar para mantener la población rural, el paisaje, la biodiversidad… El anhelo, lograr un relevo generacional real en el sector y que éste se convierta en un escenario de generación de riqueza.